En un amplio mono-ambiente con 2 balcones el pedido de la propietaria fue “tener espacios separados, uno para estar y otro para dormir”. Mediante el cerramiento de uno de los balcones, logramos el espacio de “estar-día” y en conexión con el otro balcón, el “dormir-noche”, ambos muy luminosos.